¿Qué pasa si el INR no está en 2-3?

‘La salud del paciente, por delante’, la Fundación Española del Corazón y Bayer busca concienciar a la población general y, en especial, a los pacientes anticoagulados y sus familiares sobre la importancia del buen control en la anticoagulación y la necesidad de consultar con un profesional sanitario si no se consigue para informarse de alternativas para lograr este objetivo. Sólo un buen conocimiento facilita la adherencia a los tratamientos y sirve para motivar la implicación de los pacientes de edades más avanzadas, entre los que se encuentran la mayoría de los pacientes anticoagulados.

Los pacientes anticoagulados que reciben tratamiento con antagonista de la vitamina K, tienen que realizarse controles periódicos para medir el efecto de su tratamiento en su anticoagulación y saber si está dentro del rango adecuado. Esto se realiza a través de la medición de INR, un índice vinculado al tiempo que tarda en coagular la sangre y que refleja el buen o mal control de la anticoagulación.

El valor del INR ha de estar siempre entre 2 y 3. Si los valores de éste índice están por debajo del 2 se asocia a un alto riesgo de ictus, mientras que cuando están por encima de 3 se vincula a un mayor riesgo de sangrado.

¡Súmate al equipo 2-3! La anticoagulación siempre bajo control, destaca la importancia de consultar con un profesional sanitario si no se está en este 2-3, ya que existen alternativas que pueden ayudar a alcanzarlo y, sobre todo, a prevenir las consecuencias que se derivan de un mal control, como un ictus o sangrados graves.